Skip to content Skip to footer

Elaboración del acero – Conoce su historia

Uno de los grandes desarrollos tecnológicos de la humanidad ha sido la elaboración del acero, material indispensable en nuestro sector industrial y en nuestra vida cotidiana. El acero surge de una aleación de hierro y carbono, en la cual la cantidad del último elemento es muy pequeña. Sus propiedades lo han transformado en un material predilecto en distintas industrias: carpintería metálica, siderurgia, automotriz… 

Lo anterior es debido a su ductilidad y resistencia, lo cual lo hace idóneo para múltiples aplicaciones. A continuación, ahondaremos un poco en la historia del acero y cómo se fabrica, de manera que tengamos claro sus orígenes y entender mejor el por qué de su relevancia. 

Orígen del acero 

Primeramente, se sabe que la civilización griega tenía conocimientos de tratamientos térmicos para endurecer armas de hierro, por lo que es uno de los comienzos del acero. Gracias a la historiografía universal, se conoce que Heródoto (famoso por ser uno de los primeros historiadores registrados) hacía mención de la incrustación del acero. 

No obstante, fue en la India donde se halló la primera pieza de acero en el año 400 D.C; se trataba de un pilar de hierro forjado. Así pues, la confección de este elemento fue perfeccionándose a medida que el ser humano fue apreciando sus propiedades: su durabilidad, flexibilidad para forjar y practicidad. 

En consecuencia, la calidad de las armas fue subiendo de nivel y los pueblos que las tenían disponían de mejores medios para defenderse y salir victoriosos en batallas. 

El empleo del acero en la época medieval 

Este material fue adquiriendo cada vez más importancia, y así, se confeccionaron armas de mejor calidad. De esta manera, las espadas de Japón, Toledo y Damasco fueron famosas en esta época. Eso sí, el mecanismo para obtener el acero era arduo y nada accesible, lo que complicaba una producción en grandes cantidades. 

Ahora bien, durante el siglo XV aparecen hornos de gran envergadura, los cuales posibilitaron el tratamiento del hierro y la obtención de aceros bases. Este hito fue el origen de la industria siderúrgica que disfrutamos hoy en día. 

La Revolución Industrial 

La llegada del siglo XVIII marca el inicio de un periodo destacable en muchos sentidos: la Revolución Industrial, la cual se define como un tiempo de serios cambios sociales, tecnológicos y culturales en Inglaterra. El motor de todas estas transformaciones fue justamente el acero, pues se logró una producción más rápida y económica de este elemento a través del convertidor Thomas- Bessemer, un mecanismo para conseguir acero sin tener que usar combustible. 

Entonces, fue posible sustentar la industria textil, el transporte marítimo y terrestre, los motores eléctricos y la máquina a vapor.   

El acero y la actualidad 

A partir del siglo XX, la electricidad fue incluida en el método de fundición para fabricar acero, lo cual fue adoptado por la gran mayoría de las industrias. Hoy en día, la meta del ámbito es alcanzar una fabricación y gestión eco-friendly del material mediante un correcto manejo de la energía, así como una disminución de restos, sin dejar de darle prioridad a sus propiedades. 

Desde Caesa, como empresa especialista en perfiles de acero desde 1946, ofrecemos soluciones a nuestra clientela desde un profundo conocimiento de la transcendencia de este material y nuestra experiencia, lo cual nos ha convertido en un referente en el sector

 

Elaboración del acero - Conoce su historia - Caesa